En nuestra entrega de hoy analizaremos dos tecnologías que han cambiado radicalmente la forma en que las empresas y el comercio en general se acercan a sus clientes y que ya han probado ser poderosamente influyentes en el mundo de las políticas públicas 4.0.

INTERACCIÓN CIUDADANA Y ESCUCHA SOCIAL

Hoy en día las empresas privadas se apalancan en la escucha social activa y en el uso de herramientas de monitoreo de internet y redes sociales que nos informan acerca de dónde hemos sido mencionados, que se ha dicho sobre nosotros y exactamente donde se ha hecho.

Las herramientas tecnológicas disponibles en la actualidad (social listening: escucha social activa) han logrado en muy corto plazo generar un proceso de adopción y uso relevante que habilita a sus usuarios para agrupar en un tablero de mando toda la información que se acontece velozmente en la internet y medir los sentimientos generados, expresiones críticas, comentarios y en algunos casos opiniones expertas a partir del origen de la información. Hasta los momentos la tecnología ofrece un amplio panorama a las empresas privadas, permitiéndoles la facilitación del experimento social de campañas comerciales, el lanzamiento de prototipos, la utilización de grupos focales, recolección de opinión de marcas o simplemente ver las redes (nodos) de pensamiento que impulsan las influencias que están detrás de la información.

Está claro que realizar todo este proceso de forma manual sería imposible y es por ello que las grandes empresas han adaptado sus departamentos de planificación estratégica y marketing para hacer uso de estas soluciones para el análisis y gestión inteligente de redes sociales y comportamiento del usuario/cliente/ciudadano.

Durante el año 2016, muchas de estas herramientas se pusieron en uso de forma extendida en el proceso electoral público de EEUU, en el cual el candidato presidencial Donald Trump, respaldado por la consultora internacional Cambridge Analytica, hizo uso de muchos de los datos de los electores para realizar una escucha social activa de sus preocupaciones preelectorales, así como también de los mensajes positivos y negativos de la campaña. Con esta poderosa herramienta la consultora logró modelar las conversaciones de los participantes en la red y mejorar la comunicación electoral (candidato-electores) basado en mensajes clave dentro del discurso del candidato.

En el caso descrito anteriormente, se obtuvieron resultados excepcionales que demostraron que esta herramienta fue un poderoso detonante y que posee gran potencial para ser utilizada en el mundo político, especialmente con fines electorales; sin embargo, su naturaleza aun no explotada en su totalidad en la administración pública, se presenta como un conjunto de sistemas y soluciones inteligentes que habilitan el conocimiento a partir de las interacciones sociales y de la escucha activa de las preocupaciones reales de los ciudadanos en los aspectos sociales, económicos, políticos, ambientales y tecnológicos.

En el caso de algunos ayuntamientos en España, se puede observar la utilización de herramientas de escucha social activa como habilitadoras de paneles de crisis durante eventos de información pública; de igual forma permiten comprender el mapa de relaciones existente entre los emisores de las noticias, sus seguidores, tendencias y posibles eventos de interpretación de las políticas públicas. En este caso su uso no se masificado, aunque se empieza a planificar su uso para facilitar experimentos sociales, tales como: consultas de opinión sobre temas relevantes para la ciudadanía, consultas de reformas o decretos de ley, opinión de eficiencia de los sistemas públicos y/o mediciones de impacto real sobre los ciudadanos.

En muchos países de forma incipiente ya se está haciendo uso de las herramientas de escucha social activa, sin embargo, en muchos casos no existe el acompañamiento necesario de modelos de inteligencia de datos que permitan describir los fenómenos sociales y/o se encuentren integrados a modelos científicos que demuestren la veracidad de la información procesada con el uso de inteligencia artificial.

En un futuro, probablemente muy cercano, estos sistemas mitigarán los riesgos y las dudas en torno a la veracidad de la información social y la eficacia de las políticas públicas, así como, los errores en el tratamiento y procesamiento de encuestas de satisfacción ciudadana, informes de medición de impactos y opinión pública en general.

INTELIGENCIA GEOGRÁFICA Y VISUAL

La tecnología de información digital ha llegado a un punto de inteligencia que casi cualquier persona que tiene un aparato móvil inteligente de su propiedad, puede ser geolocalizada con un altísimo nivel de exactitud y precisión. De igual forma se ha dado un salto de avance muy importante en el análisis de imágenes digitales y los elementos que la componen, a partir de un video o una fotografía.

Toda esta inteligencia visual y geográfica combinadas permiten que las empresas conozcan: dónde estamos, qué necesitamos y cuáles situaciones particulares sugerirnos; por ejemplo, si estamos dando un paseo en vehículo y justo ahora nos encontramos pasando frente a un establecimiento de hamburguesas que lo tengo identificado como mi favorito en las redes sociales, entonces el teléfono seguramente me generará un aviso con una invitación a detenerme o alguna promoción del día asociada a mis preferencias de comportamiento, que me motive a entrar al lugar. Otro poderoso y representativo ejemplo lo observamos en aplicaciones tales como: Google Maps o Facebook que pueden localizar e informarte acerca de los amigos que se encuentren más cerca de ti, según tu ubicación en un momento en particular.

El uso de tecnologías de inteligencia geográfica y visual en el marco de las políticas públicas 4.0, sin duda representa un eslabón esencial para obtener y poner a disposición lo que la organización pública “sabe” respecto de ella y del ambiente en que se encuentra, lo que “precisa saber” y quien dentro de ella lo “necesita saber”. En pocas palabras los datos e imágenes procesados mediante los sistemas de información geográfica y visual se convertirán muy pronto en el estándar para el diseño y estructuración de “mapas de conflictos y/o actores”, donde se incorporará toda la data visual que ayude a construir cada uno de los escenarios en 3D sobre el ciudadano y el entorno.

Estos nuevos mapas simplificarán la toma de decisiones para los gobernantes y las instituciones públicas; debido a su naturaleza están basados en la geolocalización y rutinas propias que tiene un ciudadano con su entorno, de esta forma pueden entender su ubicación de manera holística: “apropiación, desarrollo, cultura y expectativas”. Las proyecciones con respecto a estas tecnologías indican que en muy corto plazo todos los ciudadanos podrán capturar los elementos de su entorno y sus dificultades mediante fotos, videos e imágenes en general, que posteriormente serán procesadas en plataformas públicas de atención ciudadana, ofreciendo la atención, respuesta y el monitoreo necesario para la resolución del inconveniente encontrado; de hecho en algunas instituciones en varios países ya se tienen soluciones con esta funcionalidad, es sólo cuestión de tiempo que sea masificada.

Imagine ahora mismo una institución pública que puede captar las dificultades del desarrollo humano, comprendiendo su localización, relieve, arquitectura, espacio ornamental, etc. y que al mismo tiempo, pueda establecer un contacto directo con los ciudadanos para mapear los elementos o amenazas específicas que están experimentando en la actualidad, por ejemplo: huecos, aceras dañadas, servicios colapsados, baches, desperfectos de obras públicas. Ahora imagine integrar esa información con los planes de gobierno y como ciudadano poder monitorear continuamente su cumplimiento y la ejecución física y financiera de cada uno de los proyectos asociados a esa problemática; ese es el futuro que ya ha llegado, esa es la gestión de políticas públicas 4.0.

Estas soluciones, tal como han sido descritas en su planteamiento fundamental, generarán importantes y definitivos cambios en nuestro diario vivir:

  • La sociedad civil dispondrá de las herramientas necesarias para incrementar la eficiencia en el control y seguimiento realizado a proyectos públicos; se podrán identificar las mejoras de las obras públicas y los servicios que puedan no estar conformes a la calidad esperada, por ejemplo: supervisión ciudadana a la gestión y mantenimiento de los servicios públicos de gobierno tales como aseo, ornamento, plazas públicas, alumbrado público, vialidad, espacios en general donde el ciudadano desarrolla su vida cotidiana
  • Las políticas de desarrollo territorial serán más coherentes con el propósito y naturaleza de este; por ejemplo: un territorio con alto potencial agrícola no podrá ser usado para urbanismo y viceversa, especialmente si es del parecer público
  • Es posible corregir problemas estructurales de los servicios públicos haciendo uso de mapas colaborativos de los ciudadanos residentes de una región en específico
  • Se encontrarán oportunidades de desarrollar de forma acelerada una defensa institucional pública y ciudadana para controlar amenazas del entorno, tales como una pandemia nacional

Recordamos a todos nuestros clientes que BAM-MENTORS, estará  el 24 y 25 de Noviembre en el I Congreso Internacional de E-commerce Venezuela 2020, uno de los eventos más esperado en la región

Henry Rodríguez y Simón Rausseo

Cavecom-e y Bam-Mentors